La madre tetona de este chico sufre mucha frustración porque el chaval, aunque tiene una gran polla, no se ha echado novia y no tiene a quien meterle el rabo. Por eso un día la guarra se mete en la bañera con él y le comienza a tocar la polla e incluso a pajearle un poco. Al principio la intención de la madre era pajearle para que se corriera, pero no puede evitar ponerse tan cachonda que le dice al hijo que le coma el coño y luego le da las instrucciones necesarias para que la penetre y le destroce su coño maduro.

(7)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*