La madre no está en casa y este hombre ve la oportunidad perfecta para hacer lo que llevaba tanto tiempo deseando: meterle la polla en su coño virgen a su hija. La comienza manoseando en el sofá y abusando de sus tetas, que son muy grandes teniendo en cuenta lo joven que es. Después de haber estado comiéndole el coño para dejárselo empapado, lo que hace es colocarse en su espalda y deslizar toda su polla dentro del coñito de la cerda. La folla a cuatro patas sin ningún sentimiento y hace que la hija grite sin parar por lo bien que la penetra.

(17306)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*